Desde hace años este programa televisivo que se emite por la pantalla del viejo canal 11 y que es conducido por los tres chef´s mas importantes del País hace gala de la falta de las buenas prácticas de manufactura y buenas prácticas higiénicas.

Desde el corte en la mano de una participante cuya sangre termino en la preparación, comida caída al piso que fue consumida, probar alimentos con la mano, vestimenta inadecuada, puntos de cocción de hamburguesas que en la Argentina están prohibidas y contaminación cruzada hasta el desperdicio de alimentos y el desmanejo total de lo que tiene que ver con la inocuidad de los mismos, volviendo este programa un show obsceno tanto en lo referente a la inocuidad, la higiene como en el desperdicio de alimentos.

La formación de un Chef profesional incluye sólidos conocimientos referentes a las generalidades de la bromatología y fundamentalmente en las BPM (Buenas Prácticas de Manufactura) tanto en el cumplimiento como en hacer cumplir al personal estas pautas que están perfectamente descriptas en el Código Alimentario Argentino, Ley 18.284.

Sabemos que la cadena va de la granja a la mesa hay cantidad de manipuladores, por lo que quien cometa un error que impacte como contaminación física, química o biológica de las materias, mercaderías y/o alimentos, en el eslabón subsiguiente; poco o nada se podrá hacer para identificar el problema e intervenir en forma eficaz. El restaurador, transformador y los manipuladores de alimentos en general son quienes tienen en sus manos la salud de los comensales, tanto por las prácticas como por su buena fé.

Un programa de TV, no es solo eso. En ellos se forman opiniones, subjetividades y comportamientos, bien es sabida sobre la influencia del televisor en el campo de la política y la religión entre los más fáciles de reconocer. Por ello es fundamental que los programas televisivos que se dedican a concursar famosos o niños, reúnan las condiciones básicas que se deben cumplir en una cocina según lo que establece la Ley 18284 (CAA) tanto por su propia seguridad, la de los probos y por el mensaje que se instala en el televidente.

La pandemia, según la OMS (Organización Mundial de la Salud), ha arrojado a millones de familias en el mundo a grados de pobreza inaceptables, más de 3 millones de niños mueren al año en el mundo por falta de recursos, el acceso al agua potable no es sencillo en muchas regiones y los niveles de inseguridad alimentaria son insostenibles.

Es un tema con mucha tela para cortar, y el desconocimiento en temas de bromatología tanto de formadores de opinión como en tomadores de decisiones, vuelven peligroso el factor de las ETA (Enfermedades Transmitidas por Alimentos), que incluyen el agua, y que se vieron opacadas tanto estadísticamente, como en acciones preventivas por la pandemia, cuando se sabía cómo un secreto a voces, que las estadísticas de las ETA fueron y son subestimadas por los organismos competentes en nuestra región.

En conclusión, las BPM, aplican en todos los niveles donde se manejen alimentos en todas sus facetas y lo básico que se debe conocer son las 5 claves de inocuidad de los alimentos propuestas por la OMS que les compartimos a continuación, sin ellas, el riesgo de padecer una ETA incluye hasta la hospitalización y puede llegar a la muerte.

Los mensajes básicos de las Cinco claves para la inocuidad de los alimentos son: (1) mantenga la limpieza; (2) separa alimentos crudos y cocinados; (3) cocine completamente; (4) mantenga los alimentos a temperaturas seguras; y (5) use agua y materias primas seguras.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.