Origen del termino:

El término indio fue un gentilicio que se popularizó en el siglo XIV en Europa para denominar a los habitantes de los reinos del sur y sudoeste de Asia (Indostán, Indochina e Insulindia). Y desde el siglo XVI para denominar a los habitantes naturales de “Los Reinos de las Indias de Occidente, Islas y Tierra Firme del Mar Océano” refiriéndose a lo que actualmente se conoce como América.

Este gentilicio estuvo vigente por casi tres siglos, hasta ser reemplazado por el término “americano”, popularizado y empleado inicialmente en el Sacro Imperio Romano Germánico desde los tiempos de Waldseemüller y Ringmann, siendo extendido posteriormente por Francia y Gran Bretaña hasta llegar a América en el siglo XVIII mediante textos de contrabando.

Deformación del concepto:

Con la caída del sistema virreinal y la instauración de las repúblicas el término indio sufrió una deformación en su concepto, hasta ser transformado y entendido como un improperio de carácter despectivo, sinónimo de barbarie, precariedad, ignorancia, pobreza e inferioridad.

“Los indios de Perú, a diferencia de los pardos y los negros, no ocupaban un lugar central en las preocupaciones de Bolívar” (Bolívar, 1825, véase Lynch, 2006, pág. 204).

“Los indios son todos truchimanes, todos ladrones, todos embusteros, todos falsos, sin ningún principio moral que los guíe” (Bolívar, 1824, véase Becker, 2013, pág. 18).

El Indianismo

El indianismo es un movimiento cultural de tendencia contra-colonial, contra-sistema, contra-izquierda y contra-indigenista del siglo XX, desarrollado por intelectuales aimaras y quechuas del sur del Perú y norte de Bolivia, quienes tenían por objetivo empoderar al indio para combatir al indigenismo impulsado por la oligarquía progresista de la época.

Este movimiento político e intelectual tiene sus antecedentes en autores y pensadores indígenas como Fausto Reinaga, Luciano Tapia, Raymundo Tambo, Constantino Lima, German Choquehuanca, Ramiro Reinaga, Pedro Portugal y Felipe Quispe.

Su objetivo a largo plazo era la restauración de la sociedad india, la restauración del Collasuyo como Estado autónomo e independiente de la República de Bolivia y del Perú, y posteriormente la restauración del Tahuantinsuyo.

“Nunca hemos tenido relación con los de la izquierda y la derecha, hoy debo ser más claro en ese aspecto. La izquierda es mucho más peligrosa que la derecha, que los partidos políticos de la derecha. Y voy a demostrar eso. La derecha de frente nos odia, nos dice indios de mierda, etc., etc.. Nosotros nos ponemos en guardia y decimos que no hay que conversar, es terrible con ellos. En cambio la izquierda nos dice “hermano”, nos abraza, nos invita una taza de café, etc., etc., y nosotros abrimos nuestro corazón a ellos, y ellos por detrás (traición), el palo verde. Los de la izquierda nos han tratado muy mal, han pisoteado nuestra wiphala, se burlaban de nosotros, han quemado nuestra wiphala”. (Constantino Lima, 2015)

“La izquierda y la derecha nos odian a nosotros los indios, nos han matado, se han burlado de nosotros, nos han utilizado, con sus ideas foráneas han destruido nuestro ayllu, por eso nosotros los indianistas nos hemos levantado en rebeldía”. (Constantino Lima, 2015)

“Velasco Alvarado le da importancia, pero no como indio sino como campesino, no como nación del Tahuantinsuyo, sino como peruanos, Juan Velasco Alvarado es el que ha desarticulado el ayllu, la marca y los ha cambiado por la comunidad agraria, lo agrario es muy usado por los comunistas, socialistas y nacionalistas de ese tiempo. […] El concepto indio les había molestado, a la casta oligárquica criolla, tanto de Lima y de La Paz, porque es un concepto histórico jurídico, porque la bula papal del 7 de junio de 1494 ha determinado de que este continente se llame Las Indias, dándole un gentilicio de indio para el habitante natural e indiano para el criollo o el español que ha nacido en estas tierras, y estos 2 conceptos se han usado […] es muy importante el termino indio para combatir por la restauración del Tahuantinsuyo. Porque por detrás del campesino no, cualquiera puede ser campesino, un gringo, y otra persona, o extranjero, en cambio el indio es el habitante y dueño (legitimo) de nuestro continente…”.

(Germán Choquehuanca, 2018)

Referencias:

.- El indianismo y los indios contemporáneos en Bolivia, Diego Pacheco (1992).

.- Becker, Marc (2013). “Cases of Exclusion and Mobilization of Race and Ethnicities in Latin America (Pag. 18)”.

.- Lynch, John (2006). “Simón Bolívar: A Life”.

.- Fotografía “El gigante de Paruro” de Martin Chambi.

One thought on “El Indio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous post MALVINAS: DE CRISTÓBAL COLÓN A JUAN PERÓN
Next post Las teorías conspirativas por Lucrecio Williams
WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE