Veinticuatro atletas argentinos clasificaron para competir en el Campeonato Mundial de Salvamento Acuático Deportivo (Lifesaving World Championships 2022), que tendrá lugar entre el 18 de septiembre y el 3 de octubre en la localidad de Riccione, en Italia. Entre ellos se encuentra el joven berissense, Leandro Otamendi, de tan solo 17 años.

La selección argentina está conformada por 12 hombres y mujeres del equipo Junior (-18) y otros 12 del equipo de Mayores, además de los entrenadores. Sin embargo, faltando tan solo un mes y días para el inicio del certamen, siguen luchando para conseguir el dinero para viajar. Tal es el caso de Leandro, que está haciendo “malabares” para conseguir el dinero necesario.

En diálogo con este medio, Leandro nos contó los pormenores de esta disciplina y el esfuerzo que está haciendo, al igual que sus compañeros del seleccionado, para viajar al mundial.

El competidor berissense se encuentra transitando el último año del secundario, pero el viaje de fin de año no está en sus planes, ya que destinará ese dinero al viaje al mundial. “Desde 2019 sabía que iba relegar el viaje de egresados, esperaba poder competir en 2022, y en ese momento se iba a hacer en Marruecos supuestamente, y salía prácticamente lo mismo el viaje de egresados que ir al mundial, pero ahora se disparó todo”

El mundial de Salvamento Acuático tiene distintas competencias que representan de alguna manera las habilidades o cualidades físicas que un guardavidas profesional debe poner en juego en una acción de rescate real, como por ejemplo una prueba de rescate que consiste en ir a buscar una víctima a 50 mts de la costa y remolcándola otros 50 metros utilizando aletas y un zuncho salvavidas. También hay distintas pruebas tanto en piscinas como en aguas abiertas.

En el caso de Leandro, se especializa en tres pruebas: Beach Flags, competencia en la cual con una señal de largada, el competidor parte acostado boca abajo y deben incorporarse y correr 20 mts para atrapar un testimonio, y así demostrar su agilidad y sus reflejos. 90 sprint correr, correr-nadar-correr y board race (carrera con tabla). En las tres pruebas logró excelentes resultados en los últimos años, y en marzo de este año, en el Campeonato Nacional Outdoor de Salvamento Acuático Deportivo, logró clasificar en el primer puesto para ser parte del seleccionado nacional.

Para poder llegar con un buen nivel, Leandro debe entrenar “a full” varias veces a la semana y en diferentes lugares. En el río, entrena correr en la arena, en un gimnasio de La Plata debe ejercitarse para lograr la mayor resistencia física y luego viajar a Lanús, para realizar actividades junto al entrenador de la Selección, Ezequiel Santillán. Igual que sus compañeros del seleccionado, el joven debe costearse todos los gastos, ya que aún se trata de un deporte amateur.

El salvamento deportivo es una de las pocas disciplinas que cumplen funciones deportivas y extradeportivas: su accionar no solo se aplica dentro del ámbito atlético si no también dentro de la profesión del socorrismo acuático profesional. El SAD es denominado “el deporte que salva vidas” porque se compite simulando acciones de rescate, poniendo en juego cualidades físicas que el guardavida necesita aplicar para una acción de salvataje. Si bien se trata de un deporte federado que se encuentra reconocido por el Comité Olímpico internacional (C.O.I.), aunque, por ahora, no esté incluido en la lista de los deportes olímpicos.

“El Salvamento Deportivo es el único deporte, que además de prepararte en lo deportivo, en lo físico, hace hincapié en la prevención” “Cada prueba te prepara para un aspecto distinto del rescate” explica Leandro, a la vez que destaca que una de las cosas que más le gusta de esta disciplina.

Leandro se define como alguien que siempre está tratando de ver en qué aspecto puede mejorar, y que, además, le gusta inclusive “el aspecto administrativo” de la competencia. Así que fue grande su alegría cuando en el día de ayer se enteró de que será el Capitán del equipo Junior. “Esto no implica que sea mejor que mis compañeros, sino que conlleva una mayor responsabilidad” afirmó el joven.

Para ser parte de este deporte “solo hace falta saber nadar”, dice Leandro, quien comenzó practicando natación en Estudiantes de La Plata y además, realizó el curso que lo capacita para pronto poder ejercer como guardavidas.

Los días para viajar el mundial se acortan, por lo cual, se hace fundamental poder recaudar los fondos para costear el viaje. Para ello, el deportista berissense, que practica esta disciplina desde los 14 años, ha realizado rifas, ventas de bolas de fraile, y actualmente realiza pasta frolas y mermeladas caseras para vender. Quienes estén interesados en colaborar pueden hacerlo donando a la Cuenta DNI Leandro Ezequiel Otamendi, Alias: Italia.mundial.lean CBU: 0140999803200080427806. También puede ponerse en contacto mediante el Instagram @Lele.otamendi o @esadep.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous post ¿Quiénes son los dueños de nuestro pasado? por Lucrecio Williams
Next post La Fundación Argentina de Barberos Solidarios cumplió 8 años
WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE