La velocidad con la que están ocurriendo cambios en nuestras comunidades, prácticas y forma de intercambio de bienes y servicios es única en la historia del desarrollo humano. Se incorporaron valores intangibles, monedas digitales y virtualidad extrema, confrontando entre lo cotidiano y la capacidad de acceso a las tecnologías.

Berisso, es Berisso, y aún tiene rotiserías, mercaditos, kioscos entre otros, que aun se manejan con la “libreta” y el famoso “anotámelo” o el fichero de papel. Esto tan sencillo se vuelve una gran cosa en eso de “lo comunitario”.

Y, como colectivo humano que nos construimos en comunidad, si las reglas vienen desde la virtualidad, desde imágenes caprichosas que muestran la realidad desde un plano imposible de experimentar físicamente. Desde “espejos negros” constituidos por nuestros dispositivos móviles y fijos. Estamos complicados.

El paradigma que le sigue a los “espejos negros” es: “a los estados les esta costando regularizar”, sin duda, pero debemos aclarar que esto refiere únicamente al universo digital para que no suceda como en la era analógica donde la agenda se imponía por TV. Además, suena como una excusa perfecta para los millonarios.

En esta nueva era, todo es pasible de digitalizar, los amigos, el sexo, el dinero…

Sabemos que un dinero digital está arrasando con los conceptos de significado y significante de la moneda, de su emisión y control. Aparentemente el Bitcoin está cambiando este viejo paradigma, pero no es la única moneda electrónica, hay otras; y algunas de ellas, pueden ser “sembradas” en la internet a través de equipos denominados “mineros” incluyendo algunas otras formas más rudimentarias y tal vez, más engañosas de sembradíos.

En nuestras comunidades aparece el mercado pago, el pago total, entre otros como nuevas formas de intercambio de dinero por bienes y servicios. En el caso de mercado pago, la responsabilidad de la persona jurídica es observable como mínimo, pero aparentemente, hay otras nuevas formas de pago, mas confiables como las que ofrecen Banco Provincia y Banco Nación.

Esta digitalización que sucederá inexorablemente, como nos encontrará? ¿Los billetes se cotizarán a valores extraordinarios o pasarán a ser papel de residuos?

Por momentos, parece que el humano en su estupidez, esta dejando en manos de la inteligencia artificial los designios a los que se someterá a sus descendientes. Una “fase 1” experimental que terminará con las personas tal cual conocemos y para ello han de convencernos de que no somos capaces de cuidarnos solos, de dar amor, ni siquiera de poder producir lo que consumimos. Que sobra gente en el mundo, por eso dejan morir a 3 millones de niños en el mundo de hambre, pero, extraen oro para viajes imposibles a marte y todo tipo de extravagancias de una humanidad decadente. La vulgaridad es la reina de este tiempo y hasta nos han hecho creer historias para hacernos sentir inferiores y desgraciados.

La pandemia, sí. Pero el agua potable, las cloacas al río, las condiciones higiénicas, la comida de calidad y la dignidad para hacerse de una fuerte autoestima que son el motor de la barrera inmune ante cualquier tipo de patología ¿No lo ven?

¿Es casualidad ver que algunos de los países que promocionan el Bitcoin no tienen las reservas de minerales, alimentos y agua que tiene nuestro País y Región?

¿Es tan difícil conocer que mientras nos peleamos por una vaca se llevan oro y minerales?

Incluso territorio privatizado con reservas de agua potable y cientos de recursos naturales.

La mayoría de los que llegaron leyendo hasta aquí conocen sobre la obsolescencia programada, que se decía que la próxima guerra mundial será bacteriológica y que hay similitudes entre los descubrimientos científicos y el entretenimiento. Temas muy llamativos en estos tiempos. O será tal vez, que somos una especie mas parecida al mono de lo que pensamos y nuestro cerebro puede ser engañado más fácilmente por lo que creemos que somos y por lo tanto es muy sencillo mantener entretenido con magia, es decir, engaño.

La historia, solo muestra una lucha de mandriles enfermos de poder y territorialidad. La humanidad “avanza” sobre las cenizas de lo que destruyo, desde Alejandro Magno hasta la guerra con Iraq, desde la biblioteca de Alejandría hasta los códices Mayas.

Al parecer llegamos al punto de oscuridad más profundo, en una vibración colectiva tan baja, tan alejada del amor y la realidad, que lo materializamos en nuestros “espejos negros” como la forma para relacionarnos con “el mundo”. Generación tras generación aparecen los nuevos humanos a quienes desde temprana edad ingresan en el universo de los “espejos negros” crean sus perfiles digitales completos desde el momento en que el niño entra en contacto con el aparato, que comienza a acopiar información y que pronto llegará a interpretar.

El meta-verso, que suena como “metiendo la mula” o “metele con el verso”, está en pleno desarrollo y ya hay mucha de nuestra información que se colecto a través de las redes sociales, con nuestras reacciones, posteos, fotos, videos, comentarios, etc, etc…y asi se crea paso a paso, tu perfil digital, que, en un futuro no muy lejano, se comercializará probablemente. Esto es mucho más que la realidad virtual, tal vez otro universo que estamos descubriendo, tal vez una de las cuerdas de la teoría o tal vez simplemente un engaño o magia, para hacernos sentir bien e importantes como colectivo humano, ya que no somos capaces de evitar la muerte de 3 millones de niños por hambre.

Continuará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *